miércoles, 27 de enero de 2010

Mis CINCO libros por Hugo Valdés


Editorial Jus ha pedido a sus autores que realicen una lista de los cinco libros que han marcado su vida y por qué. En las siguientes semanas estaremos ofreciéndoles sus recomendaciones. Esperamos que las disfruten y dejen sus comentarios.



Mis CINCO libros
Por Hugo Valdés

1. Juan Rulfo: "Pedro Páramo".

Lo leí cuando estaba en la preparatoria, sin tratarse de una lectura para la materia. Creo que ni siquiera se llegó a leer en el salón. La primera lectura me produjo escalofrío por la sospecha de algo que se ha vuelto en certeza conforme pasan los años y vuelvo repetidamente al libro: es lo más cerca que he estado de un fantasma. Éste, clasificado con su número de ISBN, se activa con apenas abrirlo, y proyecta para mí todos esos hologramas espectrales con los que se va encontrando Juan Preciado en la búsqueda de su padre indiferente. Parafraseando el famoso título villaurrutiano, una honda “nostalgia de la vida” nos acicatea desde el eco que personas un día en pie sembraron en esas presencias que aparecen con la misma gratuidad con que desaparecen, dejando apenas una estela de puntos suspensivos: el libro como fantasma de otros fantasmas.

2. Gabriel García Márquez: "Cien años de soledad".

Este libro me ha marcado tanto, que sólo mediaron unos pocos meses entre mi primera y segunda lectura, y me faltaban un par de años para cumplir los veinte. Una vez, incluso, la leí en una sola noche… nomás para ver qué se sentía. Construida con una gran prosa que incorpora cultismos, arcaísmos y cierto argot colombiano que lectores de otras latitudes podemos captar sin problemas, "Cien años..." es la creación magistral de un microuniverso en el alba, en la raíz del mito, condenado sólo a vivir en el tiempo de nuestra lectura y evocación. De manera que todos quienes hayan leído esta novela venimos a ser un tanto como los descendientes de la estirpe de los Buendía: no tienen a nadie más para recordarlos. Somos su único futuro posible.

3. Manuel Mujica Láinez: "Bomarzo".

Mi deslumbramiento ante este libro ha sido tal, que me hecho el propósito de sólo aspirar a escribir una novela histórica sobre un personaje conspicuo que narre su vida, desarrollo y muerte, si lo hago acercándome, aunque sea un poco, a lo que hizo el argentino con Pier Francesco Orsini. Ni modo, quién me mandó a haber leído un libro tan bueno, justo como me lo recomendó el doctor, en este caso un maestro de literatura. "Bomarzo" es pues una puerta al Renacimiento, a la riqueza verbal del barroco, a la imaginación plástica y musical, a la invención y al juego metaescritural: el príncipe Pier Francesco Orsini se sabe y asume inmortal porque se ha perpetuado en el escritor que lo evoca y recrea.

4. William Faulkner, "Sartoris".

Ya había leído "La paga del soldado", "Luz de agosto" y "Santuario" antes de encontrarme con "Sartoris", que para mí compendió el carácter trágico del nieto del coronel John Sartoris, atormentado por la muerte de su hermano durante una maniobra aérea. Esta novela es una especie de acercamiento cálido al mundo crepuscular de una familia a punto de extinguirse, extenuada y derrotada, como tantas otras en la realidad como en el ficticio condado de Yoknapatawpah, por una guerra civil que separó no sólo al norte y al sur, sino a las visiones del pasado y el futuro que tenían entonces los gringos.

5. Marcel Proust: "En busca del tiempo perdido".

Estamos, sin exagerar, ante trozos de tiempo capturado, como el insecto en el ámbar, en los cientos de páginas de esta obra. Y qué decir de la sensualidad, del genio e ingenio, de la introspección avasalladora que nos sumerge junto con Marcel en las minucias y misterios del paso del hombre por un mundo que cambia constantemente bajo la tiranía del tiempo. Terminé de leer los dos tomos de Jean Santeuil y los siete de la Recherche antes de cumplir los veintiún años. Quería hacerlo antes de cumplir los veinte, pero no pude... por cuestión de tiempo. ¿Se puede hablar de una mayor marca hecha a un lector?
 

"El crimen de la calle Aramberri" de Hugo Valdés, Editorial Jus/Universidad Autónoma de Nuevo León, 2008, págs. 251, 169$.

El pasado lunes 11 de enero 2010 empezamos a leer este libro en el club de lectura de La Sociedad de los Lectores Justos (Facebook) y el foro de debate se abrirá el día 8 de febrero en la pestaña de foros. Clic aquí para ir a La Sociedad

"Soy un gran entusiasta de Hugo Valdés y de esta espléndida novela que acabo de leer, El crimen de la calle Aramberri, que me parece realmente una novela excepcional, de lo mejor que he leído en la literatura mexicana reciente."
Carlos Fuentes

"Uno de los méritos de El crimen de la calle Aramberri es que plasma el momento de transición del Monterrey de las acequias a una ciudad industrial y moderna que pierde su inocencia. Con su novela, Valdés Manríquez sigue una añeja y hermosa tradición literaria, iniciada por Edgar Allan Poe, que es retratar una época y una sociedad a través de la exposición de un caso policiaco real."
Francisco José Amparán

"Leyendo El crimen de la calle Aramberri recordé viejas teorías sobre el color. El rojo es un color multifacético. Casi puede decirse que tiene carácter y naturaleza propia. Y tiene una fiel amiga: la sangre. Sangre que se relaciona con la muerte. Muerte y sangre que nos llevan a las novelas policiacas. El rojo suele ser cínico y cruel cuando elige a sus personajes, y el colmo de esto es cuando entran en la escena de la novela dos carniceros. Así, tenemos en El crimen de la calle Aramberri una historia que gira y se mueve en el mundo de lo rojo. No se extrañe el lector si al leerla no encuentra un protagonista principal, ya que todos resultan ser secundarios. No se pregunte tampoco el por qué de tanto color impreso en sus líneas. Le sugiero sólo relajarse con el libro en las manos. Verá cómo sin darse cuenta usted estará también manchado de sangre."
Maritza Buendía

"El crimen de la calle Aramberri de Hugo Valdés, narra con un estilo de novela real que impusiera Capote hace mucho años, el asesinato de dos mujeres en Monterrey, en 1933. Sólo una pista puede dar con los asesinos y es un camino de sangre que sale de la casa hasta una carnicería. Éste es un libro totémico en Monterrey que por primera vez se publica en una edición de alcance nacional."
Antonio Ramos, editor

Curiosidades sobre este libro

El primer libro de título "El crimen de la calle de Aramberri" fue publicado en mayo de 1933 por Eusebio Cueva, éste fue sin duda la novedad literaria del momento. El asunto del libro remitía al crimen brutal que, en la primera semana del mes anterior, se cometió contra dos mujeres. Si bien, sesenta años más tarde Hugo Valdés Manríquez pensó encontrarse ante un camino por donde no debía transitar sino sencillamente como lector, por fortuna perseveró hasta saber que podía aún abrevar en el tema a sus anchas. Como fue concebido al vapor de los acontecimientos, el breve trabajo de Eusebio de la Cueva deja un vago testimonio de esa época, a diferencia de los trazos más amplios e intensos con que Hugo Valdés Manríquez nos acerca al Monterrey de los años 30.
La presente novela lleva pues el mismo título que la escrita sesenta años atrás, y trata por lo tanto el mismo tema, con la salvedad de la perspectiva que da el tiempo. La primera edición de este libro la realizó Ediciones Castillo, hicieron 2.000 ejemplares que se agotaron rápidamente en el 2004. En 2008 Jus rescata esta valiosa obra y realiza en coedición con la Universidad de Nuevo León una edición ampliada que incluye un mapa de Monterrey de 1933 y las portadas de los periódicos que dieron la noticia del asesinato en Monterrey en esa época.
Fuente: Portal Genero Policiaco.


Related Posts with Thumbnails